'Cristóbal Colón sí era de origen judío': Fundación Samson Trust

news-1

Seamos consecuentes con la historia: Cristóbal Colón sí era de origen judío. Se convirtió al catolicismo por temor a la hoguera de la Inquisición. Según las últimas investigaciones, quedan muy pocas dudas sobre el origen judío del descubridor de las Américas.Así lo confirman documentos encontrados en la Biblioteca Real de España y que nunca antes habían estado al alcance de los historiadores. También lo confirman documentos que se conservan en los archivos secretos del Vaticano. Vea acá: (Celebran en New York 'Descubrimiento de Cristobal Colón')

Con ocasión del centenario del nacimiento de Albert Einstein, también judío, el 10 de noviembre de 1979, el papa Juan Pablo II abrió al público sus archivos. En esta memorable fecha el Papa pidió perdón al mundo por la condena que la Inquisición, llamada el Santo Oficio, dio a Galileo Galilei. Su pecado fue sostener que era la Tierra la que giraba alrededor del Sol, y no lo contrario, como lo sostenía la Iglesia.

La Fundación Samson Trust, sostenida por la familia que encabeza Elie Shalit, logró consultar documentos fundamentales sobre el tema. En ellos se demuestra que no fueron las joyas de la reina Isabel de Castilla las que costearon la expedición, sino la comunidad judía. Antes de la expulsión de los judíos de España en 1492, decretada por los reyes católicos Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, más del 10 por ciento de la población española practicaba la religión judía. Creada la Inquisición, todo ser que no fuera católico sólo tenía tres caminos: o se convertía al catolicismo o salía del país dejando todos sus bienes o moría en la hoguera. Emigraron entonces 120.000 judíos, especialmente a Portugal. Ante esta situación, Colón, que había nacido en una rica familia judía de Génova (Italia), se convirtió al catolicismo. Es sabido que influyentes judíos cristianizados abogaron ante los Reyes Católicos para que le dieran la bendición a Colón de zarpar del puerto de Palos de Moguer, el 3 de agosto de 1492. Tres naves partieron hacia el occidente con la intención de encontrar un camino más corto para llegar a la India. (Siga este enlace para leer: Cristobal Colón sí era judío).

Colón recibió en la Universidad de Coimbra, en Portugal, amplios conocimientos de cartografía, matemáticas y astronomía. Compartía con el sabio Toscanelli la idea de que la Tierra era redonda y por tanto era factible llegar al oriente viajando al occidente. Desde antes de la era cristiana los judíos tenían alguna noción sobre la redondez de la Tierra. Por esta razón, el Yom Kipur, el año nuevo judío, lo celebraban durante dos días en vez de uno. Sabían que mientras a un lado de la Tierra era de día, al otro lado era de noche.

Curiosamente, el día de la expulsión de los judíos de España corresponde en el calendario judío, que ahora va en el año 5772, al 9 de Av, día de la destrucción del templo de Jerusalén por los romanos.

La mayoría de los 120 marineros que integraban la expedición eran de origen judío. Huían de las persecuciones de la Inquisición y buscaban otras tierras en donde pudieran ejercer libremente su religión. En las anotaciones sobre el desembarco en la isla de Guanahaní, que Colón bautizó como San Salvador, se lee que Colón habló a sus habitantes en hebreo, pensando que había encontrado una de las tribus perdidas de Israel.

Colón siempre ocultó los datos de su nacimiento y de su infancia. En las cartas que envió a los reyes de España mencionaba al rey David y la expulsión de los judíos, asuntos que no tenían relación con su descubrimiento. Estas cartas, según estudios del departamento de grafología de la policía de Madrid, fueron escritas de derecha a izquierda, tal como se escribe el hebreo. En las cartas que enviaba a su hijo siempre ponía en la parte superior de cada hoja las palabras hebreas bet hei, que en hebreo significan "con la ayuda de Dios".

El descubrimiento alentó a muchos criptojudíos a emigrar a él. En el cementerio hebreo de Curazao, el más antiguo de América, se leen en numerosas tumbas nombres castellanizados pertenecientes a familias judías. Son comunes los terminados en guez, ez y los de nombres de santos, tales como Rodríguez, Gutiérrez, González, López, Santodomingo, Santos, Sanjuán, Santamaría, etc. (Lea además: Así fue la mañana tibia en que Cristóbal Colón descubrió a América).

En un artículo que el profesor Luis López de Mesa escribió, encontró más de 300 apellidos castellanizados descendientes de familias judías españolas y portuguesas convertidas al cristianismo.

No sabemos cuántas sorpresas más nos deparará la historia sobre la infancia de Colón.

FELIPE COIFFMAN, M. D.
Profesor de Cirugía Plástica, Universidad Nacional de Colombia.
Especial para EL TIEMPO

Felipe Coiffman, El Tiempos