Los conversos y yo

news-1

En 2012 mi hermano y yo hicimos una prueba de ADN para obtener nuestros mapas matrilineales y patrilineales. Estos mapas nos mostrarían todos los lugares en los que nuestra familia había vivido desde el principio hasta el presente.

Nuestro mapa matrilineal, de la parte Ashkenazi de la familia, incluyó una sorpresa increíble. Mis antepasados ​​habían vivido en España durante varios cientos de años, hasta 1492 cuando se publicó el Decreto de la Alhambra. Este descubrimiento me llevó a un viaje a Cataluña, y me introdujo al mundo de los conversos.

Mis antepasados ​​vivieron en Girona, en Cataluña. En 1492, se muestra una división en la familia.

El lado de donde descendí permaneció judío y escapó al norte, a Italia y los Países Bajos, terminando eventualmente en Polonia. La otra mitad de la familia se vio obligada a convertirse al catolicismo. El mapa muestra su traslado a Brasil poco después. Este capítulo de nuestra historia familiar fue completamente olvidado. Cuando era niña, me dijeron que la familia había vivido en Polonia durante 1,000 años, hasta el Holocausto. Fue gracias a mi educación en América Latina que pude explorar esto en profundidad.

Nací en Israel y mi padre era un diplomático israelí. Cuando tenía cinco años, fue asignado a trabajar en Venezuela. Asistí a la escuela católica en la ciudad costera de Maturin durante el primer grado. Mis profesores y compañeros de clase fueron los primeros católicos que había conocido, y las monjas me impresionaron mucho.

Nos trasladamos a Caracas al año siguiente, y nos unimos a una comunidad judía que era mitad Ashkenazi,mitad Sefardí. Conocí a Sefardim que remontaron su linaje a ciudades de España, hablaban judeo-español y sólo se casaban entre ellos. Me contaron acerca de la expulsión de España, y que no quedaba nada de judío allí.

Un día en 1984 visité la casa de una de mis compañeras venezolanas. Conocí a su padre, y cuando se enteró de que yo era de Israel, me dijo que habían sido judíos una vez, cuando su familia vivía en España. Pensé que estaba bromeando y empecé a reír. Me dijo que era cierto, y que había visitado a Israel no como un turista católico, sino para ver quién podría haber sido si su familia nunca se hubiera convertido.

Más tarde, en 1985, oí hablar de un hombre en Caracas que había descubierto que su familia era judía antes de la Inquisición española. Quería volver al judaísmo y decidió recurrir a los rabinos para pedir ayuda. Caracas tenía dos sinagogas ortodoxas principales, una Ashkenazi y una Sefardi. Ambos rabinos le dijeron lo mismo: que sus antepasados ​​habían dejado el judaísmo, y que ellos (los rabinos) no lo tomarían de vuelta ahora.

Estaba realmente horrorizada cuando oí hablar de esto. Se suponía que los judíos buscábamos justicia. ¿Qué tenía de justo negar a este hombre un regreso a nuestra fe cuando él no fue el que se convirtió al catolicismo? Me llevó mucho tiempo darme cuenta de que muchas decisiones rabínicas tienen lugar en un contexto. Esta sentencia se basó en un precedente creado durante una época en que la comunidad judía se sentía amenazada por los esfuerzos católicos de conversión.

En 1986 volví a Israel para servir en las FDI. Nunca me olvidé de estas dos experiencias. Con el tiempo, se desarrolló la tecnología para secuenciar el ADN de manera económica. En 2012 pude explorar todos los lugares en los que mi familia había vivido con un mapa que estaba codificado en mi ADN.

Publiqué un artículo sobre mis descubrimientos en inglés en The Times of Israel

Después de que el artículo fue publicado, la gente empezó a comunicarse conmigo y crear amistades en Facebook. La primera es una amiga que vive en Barcelona. Ella desciende de una familia de criptojudíos. Cuando me di cuenta de lo que era, todo mi cuerpo comenzó a temblar. Pensé que esa gente había desaparecido.

¿Fueron las personas que se convirtieron al catolicismo en mi familia criptojudíos?
No hay ninguna forma de saberlo. Según el mapa, vivieron en Brasil durante unos 300 años. Entonces ocurrió algo catastrófico. No sé si fue una enfermedad o un desastre natural, pero todos murieron al mismo tiempo.

Este descubrimiento me hizo comprender que el papá de mi amiga en Venezuela tenía razón. Yo soy el otro lado de la moneda de los criptojudíos. La conversa podría haber sido yo, y yo podría haber sido ellos. Recordé la forma en la que los rabinos de Caracas rechazaron al descendiente de los conversos cuando quería volver al judaísmo. Esto me parecía más injusto que nunca.

Maimónides tomó la posición de que “se deben hacer esfuerzos para traerlos (a los descendientes de los convertidos forzados) de vuelta al arrepentimiento, para acercarlos a las relaciones de amistad, para que puedan regresar a la fuente de fortaleza (la Torá)”
.

Mi misión es ayudar a los descendientes de los convertidos forzados de la Inquisición española de cualquier manera que pueda. Algunos de ellos me preguntan acerca de las tradiciones inusuales en sus familias, y me preguntan si son de origen judío. Otros preguntan si sus apellidos son judíos. A veces me preguntan sobre cómo volver a la práctica del judaísmo, y la comunidad judía, así como la reubicación a Israel.

Siento una conexión profunda con estos b’nai anusim, estos descendientes de convertidos forzados. Doy la bienvenida a los que eligieron volver a su Pueblo con un corazón abierto y un gran abrazo.

Éstas son algunas de las organizaciones a las cuales los dirijo a la asistencia de expertos:

Instituto de Estudios de Sefardies y de Anousim : Institute for Sefardi and Anousim Studies http://sefardi-anousim.org.il/

Nombre Sus Raíces: Name Your Roots

Sociedad de Estudios Cripto-Judaicos: Society for Crypto-Judaic Studies

Volviendo a Israel: Shavei Israel

Reconectar

Centro de Estudios Judios Torat Emet

Ronit Treatman, Enlace Judios