Después de 600 años los judíos vuelven a tener un cementerio en Valencia

news-1

El vicario general del Arzobispado de Valencia, Vicent Fontestad, el presidente de la comunidad islámica de Valencia, Abdul Rahim Yaghmour, y el presidente de la Comunidad Israelita de Valencia, Isaac Sananes Haserfaty, rubricaron el acuerdo con Ribó.

"Quiero expresar la profunda satisfacción por este acuerdo. Los actos relacionados con la muerte de una familiar son muy importantes para cualquier religión. Valencia quiere ser una ciudad que acoge a todas las personas por encima de todas las creencias religiosas, y queremos que todas puedan desarrollar sus creencias y tengas los mismos derechos. Ahora hemos garantizado con esta firma los derechos de todas las personas. Sabemos que hay más religiones, pero sabemos que algunas no necesitan un trato especial en el cementerio, aunque se ha buscado garantizar el derecho de las principales religiones", aseguraba Ribó tras la firma del acuerdo a cuatro bandas.

El presidente de la Comunidad Israelita de Valencia, Isaac Sananes Haserfaty, calificó el día como "histórico". "Desde hace 600 años que no teníamos cementerio en Valencia. Nosotros es la primera vez que firmamos este convenio y la firma de hoy es un hito. Agradecemos al ayuntamiento la consecución de este fin. El anterior cementerio judío fue del siglo XIV y este es del siglo XXI. Llevábamos unos cuantos siglos esperando que este acto se produjera", señaló.
La historia es contada por José Hinojosa Montalvo en su artículo ‘Los judíos del Reino de Valencia durante el siglo XV’. Fue el 26 de mayo de 1394. Por privilegio real de Juan I, el Cazador, se autorizó la creación de un cementerio nuevo a la aljama judía de Valencia. Era como una compensación, un reconocimiento. Tres años antes el barrio hebreo de la ciudad había sufrido las revueltas y el asalto de las turbas enardecidas.

“Tras el asalto de 1391 el antiguo recinto fue abandonado y se buscó uno nuevo”, escribe Hinojosa. “A mediados de 1393 los judíos fueron autorizados por Juan I a trasladar los huesos de sus antepasados al nuevo recinto, y el 26 de mayo de 1394 el rey autorizaba la creación del mismo”. El nuevo cementerio apenas duró un siglo. Sobre su solar se construyó en 1491 el convento de Santa Catalina de Siena. Al año siguiente, los judíos fueron expulsados de España, por orden de los Reyes Católicos.

El convento tuvo mejor fortuna, pero no alcanzó los cinco siglos. Nada es eterno. Fue derribado a finales de los años sesenta para edificar allí el primero de los grandes almacenes de El Corte Inglés de Valencia, el de Pintor Sorolla.

Radio Jais